La empresa creativa, paradigmática necesidad hoy en día

Bosco González, Filósofo, Asesor Humano y conductor de Géiser pregunta en su artículo Creatividad singular: “¿podemos hablar hoy de empresa creativa?”

Sí. Es la respuesta. Hoy más que nunca, podemos y debemos hacerlo.

Desde el año 2015 con cada uno de los ponentes que nos han acompañado en las Jornadas Géiser, hemos recorrido un camino de aprendizaje e inspiración. Ellos nos han traído semillas de cambio. Y cambio, precisamente, es la palabra clave de hoy.

Hasta hace apenas unas semanas hablábamos de un continuo cambio de tendencias. Y las empresas y profesionales nos enfrentábamos cada día al reto de la innovación. Hoy la palabra cambio tiene otro significado. Al menos otra implicación.

A medida que la crisis de Covid-19 se extiende a nuevos epicentros, las empresas se esfuerzan por movilizar respuestas. Pero no hay respuestas fáciles, debido a la imprevisibilidad de la dinámica de la enfermedad, la falta de experiencia previa relevante y la ausencia de instrucciones del gobierno o las autoridades internacionales.

Pero si hay intención. Y mucha acción. Así que de la situación actual que estamos viviendo, hemos sacado algunas reflexiones sobre diferentes patrones que cumplen las empresas creativas con fin y propósito.

Aún en situaciones sin precedentes:

*

La empresa creativa mira hacia delante y se replantea constantemente sus esfuerzos.

Por definición, las crisis tienen una trayectoria altamente dinámica, que requiere un replanteamiento constante de modelos y planes mentales. La ignorancia inicial da paso al descubrimiento y al sentido, luego a la planificación y respuesta a las crisis, la estrategia de recuperación, la estrategia posterior a la recuperación y, finalmente, la reflexión y el aprendizaje.

*

La empresa creativa utiliza un enfoque adaptativo.

Las respuestas rápidas y coordinadas requieren liderazgo de arriba hacia abajo. Pero adaptarse al cambio impredecible, con dinámicas distintas, también requiere una toma de iniciativa descentralizada.

Trabajar de forma remota hace apenas unos años era un desafío. Lo que estamos viviendo hoy hubiera sido imposible de imaginar hace unos meses.

La creatividad colectiva refleja un cambio cualitativo en la naturaleza del proceso creativo, ya que la comprensión de una situación problemática y la generación de soluciones creativas se basan, y replantean, las experiencias pasadas de los participantes en formas que conducen a ideas nuevas y valiosas.  A nuevas formas de actuar y de hacer frente a los cambios.

*

Por naturaleza, la empresa creativa crea de forma proactiva claridad y seguridad para los empleados.

En una crisis, es difícil encontrar claridad, cuando la situación y la información disponible cambian constantemente, impulsada por la lógica exponencial del contagio. El asesoramiento oficial puede estar ausente, contradictorio, desactualizado o no es lo suficientemente específico para fines prácticos. Además, la confusión se ve agravada por una gran cantidad de informes de los medios con diferentes perspectivas y consejos.

Pero estamos viendo y viviendo ejemplos de empresas implicadas y responsables. No solo ante la lucha frente al Covid-19, sino ante al importante reto frente al cambio social al que nos enfrentamos dentro de las propias organizaciones.

*

Por no hablar de la solidaridad y el compromiso que mueve a una empresa creativa.

De esto, si nos lo permites, nos ocuparemos en próximos artículos.

El objetivo que nos marcamos hoy desde el foro es dibujar un escenario representativo común y práctico, donde seguir aportando ideas para aplacar el impacto de esta actualidad sin precedentes y la gran oportunidad de cambio que supone, como empresas responsables.

Para ello necesitamos que compartas con nosotros lo que para ti hace o representa una empresa creativa. Desde tu experiencia, desde tu visión.

Esperamos poder contar contigo y tus aportaciones aquí.

Y para finalizar, volvemos al tema con el que comenzamos este post. Las reflexiones de Bosco González en este artículo, del cual te recomendamos su lectura al completo:

enlace al artículo de Bosco Gonzalez